Din Tai Fung en Bangkok

din tai fung thums up

¿A que si te ofrecen ir a un restaurante de una cadena en un centro comercial no te parece el mejor plan del mundo? No estamos acostumbrados a pensar que haya grandes restaurantes en centros comerciales, pero aquí, en Asia, la cosa es distinta. Y tampoco estamos acostumbrados a comer bien en una cadena. Pero Ding Tai Fung, restaurante de origen Taiwanés especializado en dim sum, es un espectáculo. Me gustó mucho ver que habían incluído en su carta dim sums adaptados a los gustos de los tailandeses. El cuidado e higiene que se respira en la cocina es espectacular y la perfección de sus dim sums son para ponerles un pisito.

Esta fue la única vez que  tomé comida que no fuera de la región en todo el viaje, pero alguna vez hay que romper reglas, sobre todo si se tiene la oportunidad de comer dim sum tan, tan buenos.

huevos milenarios

Huevos milenarios con jengibre, salsa de soja y vinagre. De una calidad increíble y de sabor suave. Me encanta cuando la yema todavía está melosa.

setas de oreja -ear mushrooms

Setas de oreja frescas. Ya he hablado de ellas en otros posts. Mucho más buenas que las secas. Me encanta su textura ligeramente crujiente.

bao de cerdo

Bao o pao relleno de carne de cerdo a la barcacoa. La masa, dulce y el cerdo, delicioso.

baby pak choi

Baby pac choi salteado en wok con ajo. Con el punto perfecto, la parte clarita, crujiente y la verde fantástica.

dim sum cerdo y verduras

Dumplins rellenos de verdura y pollo 

caldo pollo

 

 

 

Sopa de pollo de granja. Como siempre con las sopas chinas, algo sosas para nuestro gusto, pero con un aroma a pollo increíble. Cocinadas al vapor durante unas 12 horas (creo recordar).
xiao long bao

Y el plato estrella: xiao long bao, dumplins típicos de Shangai. Masa finísima rellenos de carne de cerdo y cangrejo y el caldo de cerdo. Mil veces mejor que las esferificaciones. Revientan en la boca como bombas de sabor.

Frutas del sudeste asiático que no te puedes perder

20 hanoi market

Si viajas al sudeste asiático, llegará un momento en el que necesites saltarte una cena de restaurante o comer entre horas algo que no esté cocinado. La mejor solución, fruta, fruta y fruta. Refrescante, deliciosa y ligera.

Mangostán: tan buena que es la fruta nacional de Indonesia. Al abrirla, descubrirás 6 gajos blanquitos y cremosos con un equilibro perfecto entre dulzor y acidez. No existe nadie a quién no le guste.

mangosteen

Rambután: buenas y refrescantes, dulces y con un puntito de acidez. Con un sabor que recuerda a uvas.

lichies

Logan: igualmente deliciosas, parecidas de sabor a las de arriba

fruits

Toma mucho, muchísimo mango. Es incomparable con el que se encuentra en España, incluso incomparable con el que traen en avión desde Tailandia. De carne cremosa con muy muy poca fibra, incluso cuando llegas a su centro.

mango maduro

Mango verde. Me vuelve loco. Lo suelen vender pelado y cortado el trocitos junto con un dip a base de sal, azúcar y guindilla. Delicioso. Su sabor recuerda al de la manzana Granny Smith, con una textura más dura y crujiente. Y si encuentras sitios que preparen ensalada de mango verde, no lo dudes. Se prepara igual que la de papaya pero tiene mucho más sabor y su acidez la hace aún más refrescante.

mango verde

Plátanos: deliciosos – si encuentras plátanos de piel roja en vez de amarilla, no lo dudes, son bastante más dulces y tienen un sabor que recuerda a miel.
banana!

Por favor, tómalos a la brasa. Se utiliza una variedad dulce, con un punto extra de maduración. Ahhh!!

plátano asado

Jackfruit: sabe parecido al plátano y tiene una textura crujiente que me encanta. No confundir con el durian.

jackfruitjackfruit-abierto

Dragon fruit: esta fruta tan llamativa tiene una carne algo dulce y llena de pepitas como si fuera un kiwi. A mi no me dice nada.

dragon fruit

Y por último, señoras, y señores, os presento al durianel rey de las frutas del sudeste asiático. Hay gente que la adora y gente que la odia a muerte. De aroma intenso y textura cremosa. La primera vez que lo pruebes no te va a encantar, pero si quieres llegar al nirvana de las frutas, insiste hasta adorarla. Para bien o para mal, nunca la olvidarás. La primera vez, compra frutas grandes, son las más suaves. Y las siguientes veces, variedades más pequeñas, de sabor más pronunciado y bien maduras, más cremosas y sabrosas. durian! woman

durian!

Restaurante Supanniga Bangkok

bkk temple

En la última comida en Tailandia de este viaje elegí Supanniga, un restaurante que me había recomendado una amiga tailandesa. Comí bastante bien y el restaurante era muy agradable. Merece la pena una visita.

El nombre es de traca… ¡¡estas cosas sólo pasan aquí! supanniga eating room

Nam Prik Ka Pi: Nam prik, el nombre de los dips que se usan para para untar verduras crudas o blanqueadas, incluso fritas, como en este caso. Ka pi, pasta de gambas: un dip picante con un intenso sabor a marisco. Me encantan las berenjenas pequeñitas (izquierda) deliciosamente amargas, perfectas con el dip. Y luego el jurel frito estaba como para rendirse a sus pies. nam prik ca pi

Carne macerada, seca y frita. Las piezas eran demasiado finas y por tanto, demasiado secas – normalmente son más gruesas y resultan más jugosas en el centro. 
carne seca y frita

Sopa de chipirones rellenos de cerdo con un caldo de verduras aromatizado con apio. Buenísimo, suave, ligero. ¿Quién ha dicho que la comida tailandesa es picante?chipirones rellenos cerdo caldo verduras

Huevos de yerno (Son In Law Eggs). Me vuelven loco. Los había probado en Singapur e Indonesia y no sabía que también los prepararan en Tailandia. Huevos pasados por agua y luego fritos para darle un punto ligeramente crujiente por fuera. Aderezados con una salsa dulce de tamarindo y acompañado de guindillas, chalotas fritas y cilantro. No me preguntes por qué tienen ese nombre tan divertido, aunque suena a amenaza de suegra.

huevos fritos con tamarindo (son in law eggs)

Los huevos siempre, siempre, siempre están buenos. Y estos aún más. Mira cómo quedan por fuera. ¿No se te hace la boca agua? A mi sí, y eso que acabo de comer.

huevos fritos detalle reverso

Moo Cha Muang: curry de cerdo con cha muang (hierbas aromáticas tailandesas), típico del este de Tailandia. Muy bueno y sin leche de coco, como es costumbre en la zona. mo cha muang (cerdo con hojas de cha muang)

De vuelta en Bangkok

Después de varias semanas en Vietnam y a pesar de lo que me gustó la comida, estaba muerto de ganas de volver a la intensidad de la comida tailandesa. Cada cocina tiene sus peculiaridades, pero la de aquí es la que más me llega al corazón.

bkk cables, templo, mercados y motos

La esencia de Bangkok: calor, cielo despejado de nubes pero cubierto de cables, calles llenas de puestos para comer o comprar comida, templos, motos y tuk tuks.

Estaba cansado, así que para reponer fuerzas, decidí que nada mejor que empezar por un cocktail en la piscina del hotel acompañado de una de los mejores manjares que te puedan ofrecer las calle de la ciudad: cortezas de piel de pollo fritas y crujientes. De-mo-rir-se.

cortezas de pollo

Otro pequeño aperitivo, salchichas de Issan (Siro Issan), ligeramente ácidas – fermentación láctica – rellenas de carne de cerdo, sal, ajo y arroz y ¡¡BUENÍSIMAS!! Y por si no tuvieran suficiente sabor, se acompañan con trozos grandes de ajo, cebolleta china y chiles bird’s eye.

salchichas de Issan

Raan khao kaeng: puestos que ofrecen varios curries para acompañar con arroz de jazmín; comidas de un solo plato, puestos para comer rápido. Yo elegí ensalada de patitas de pollo y ternera salteada con albahaca sagrada (holy o hoary basil, ingrediente de origen Indio, que ahí se usa en ceremonias religiosas, de ahí su nombre).

one plate dishes. chicken feet salad and stirred fried basil

Khaa muu parlow: Vi estos codillos cocidos en salsa roja con anís estrellado y no me pude resistir a tomarlo – una delicia de origen chino que está que te mueres. El caldo que se usa para cocer el codillo se vuelve a utilizar una y otra vez y resulta indescriptiblemente intenso. Me encanta imaginarme que el codillo que me tomé se hizo en el mismo caldo que se usó para cocinar codillos varios años antes. Suelen ofrecer también las manitas de cerdo cocidas en la misma salsa y como podéis ver, también huevos. Resístete si puedes.

pork hocks braised in star anis!!

Me encantan estos vasos metálicos para tomar agua, llenos hasta arriba de hielo picado, con un chorrito de agua para fundir el hielo y beber agua heladísima. “Old school“, aunque  cada vez más difíciles de encontrar.

traditional water vessels

Este viaje no podía terminar sin una tom yam como dios manda – aunque parezca mentira no la había tomado todavía – y eso que es una de mis sopas favoritas. Por desgracia no me volvió loco porque estaba algo dulce  – a veces incluyen azúcar en la sopa y me parece que pierde ligereza y frescor.

tom yam

Unas verduritas – morning glory – salteadas con ajo, guindilla y salsa de ostras para darle un punto ligerito a la cena. Me encanta la textura de las verduras preparadas así. morning gloryEl viaje terminó igual que empecó, con otro curry de cangrejo – delicioso es poco.
curry cangrejo

Calamar tostado y deshilachado en las calles de Hanoi

hanoi cockfight

El calamar secado al sol, va directo sobre las brasas

bbq dried squid

Hay que darle aire para que se tueste bien (el sustituto vietnamita del ventilador eléctrico que se usa en Tailandia)

bbq dried squid 2

Una vez tostado, se golpea con una barra metálica para deshacer parcialmente las fibras

smashing dried squid

Luego, se deshilacha y a mojar en una salsa de chiles.

final shredded squid

Una de los mejores acompañantes a cervecita bien fría.

A disfrutar se ha dicho.

Dumplins callejeros en Vietnam

hanoi dusk lake temple

Banh cuon: uno de mis favoritos. Masa finísima de harina de tapioca y arroz cocinada al vapor, rellena de cerdo y setas de oreja picadas y con chalotas fritas y pork floss por encima. Gran plato.

40 ban cuon

El secreto está en conseguir una masa finísima, tanto que casi ni se ve al recogerla después de cocerla.

banh coun making cover

Como casi siempre, vinagreta a base de salsa de pescado, chiles y aromáticos para acompañar el dumpling.

41 ban cuon

Nem cuon o Gỏi cuốn: los famosos rollitos vietnamitas, mal llamados de primavera: rollitos de papel de arroz rellenos a base de hierbas aromáticas, zanahoria, noodles y, en función de la zona y la disponibilidad de ingredientes, con gambas, cerdo o lo que se tenga más a mano. Mejor llamarlos rollitos de verano (y no de primavera, esos son los nem fritos) o rollitos de ensalada. 51 nem cuon

Otras variaciones de los rollitos, esta, la más típica, con gambas y cebolleta saliendo de uno de sus extremos.

summer rolls 2

Y estas con paté de cerdo y setas.

summer rolls

Rollitos de primavera: rollitos fritos que se acompañan de hierbas aromáticas, lechuga y se mojan en nuoc cham (salsa de pescado, lima y azúcar). Sin foto.

Banh bot loc: pequeñas empanadillas de masa de tapioca rellenas con gambas y acompañadas de los aromáticos de siempre. 52 bot loc tapioca starch & shrimps

Banh Beo.

banh beo shop

Pequeños platitos de masa a base de harina de arroz cubiertos de una salsa de marisco y noodles crujientes típicos del centro del país. Siempre se sirven junto con salsa de pescado con chiles para darle un puntito picante y salado al gusto de cada uno.

bahn beo

Detalle para apreciar la masa de arroz de la base. No están nada, nada mal.

bahn beo detail

Los misteriosos paquetitos que ningún turista se atreve a comprar porque no saben qué contienen. Ahí está la gracia, ¿qué más da? te puedes llevar una muy grata sorpresa y si no te gustan, no pasa nada, no te vas a arriunar. steamed sticky rice w pork in banana leaveEste buenísimo, de carne de cerdo y setas de oreja cubierta en arroz glutinoso y hoja de plátano.

steamed sticky rice w pork in banana leave half eaten

Otro paquetito misterioso envolvía esta masa hecha con harina de tapioca y rellena de carne de cerdo. Una maravilla y mejor incluso si se acompaña de Chả lụa, el típico fiambre vietnamita. Los dos con una textura elástica deliciosa.

tapioca flour with stuffed meat and viet springy ham

 Ban xeo: uno de mis favoritos. Unas tortillitas crujientes de harina aderezadas con cúrcuma y rellenas de brotes de soja, gambas y cerdo. Se coge una hoja de papel de arroz (al fondo), media hoja de lechuga, plátano verde, hierbas aromáticas y una pieza de la tortilla crujiente. Se envuelve bien y se moja en el nuoc cham (agua, vinagre o lima, azúcar, salsa de pescado, ajo y chiles). Increíble.

Me sorprendió mucho las láminas de plátano verde, tan verde que tenía un amargor potente y muy interesante que se difuminaba en el conjunto aportando ligereza y frescura.

54 ban xeo and bitter banana

Otra versión de ban xeo, fina y crujientísima, al estilo del sur, hecho en sartén más grande. 45 ban xeo pancakes