Cookies americanos del jefe inglés hechos por la Paris-China

“Raro pero tiene que ser bueno” es lo que pensé al leer la receta de “Heston Blumenthal at home”.

El bacon está bueno con casi todo, ¡¡a que sí!!! Bacon y huevos Benedict para un maravilloso brunch un domingo, bacón en una hamburguesa casera riquísima, chupa-chups de bacón y algo dulce, tipo unas ciruelas, perfecto para un aperitivo… ¡e incluso un trocito de bacon frió cogido unos segundos después de abrir el paquete!

Hice la receta y regalé la mayor parte a unos amigos y sus hijos… desaparecieron en poco tiempo pero sin ningún misterio 😉

Ingredientes:

  • 5 lonchas de bacon
  • 220 g de harina
  • ¼ de cucharita de bicarbonato
  • ½ de cucharita de levadura Royal
  • ½ de cucharita de sal
  • 120 g de mantequilla, cortada en cubitos
  • 260 g de azúcar moreno
  • 2 huevos (tamaño L)
  • 60 g de plátano seco, picado no muy finito

 Preparación:

Precalienta el horno a 190 º C.
Coloca el bacon en una bandeja para hornear cubierta con papel sulfurizado y mete  en el horno 10 min. Retira la bandeja y seca el bacon con papel de cocina. Cuando se pueda manejar, corta las lonchas en trozos pequeños.
Tamiza la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal en un bol.
Con una batidora o una varilla, mezcla la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla quede ligera y esponjosa (aprox 5 min).
Reduce la velocidad, añade los huevos uno a uno, y mezcla hasta que esté bien incorporado.
Añade la harina tamizada a la mezcla de mantequilla, azúcar y huevo. Mezcla bien hasta que se forme una masa. Añade el plátano y el bacon y mezcla bien.

 

Con una cuchara de helado, divide la masa en bolas (aproximadamente 40 g por bola) y colócalas en una bandeja cubierta de papel de horno, separadas unos 10 cm.
Coloca la bandeja en el horno durante 10 minutos (podría ser un poco más, depende del horno) hasta que las galletas estén doradas y crujientes por los bordes. Retira la bandeja del horno y deja las cookies en la bandeja durante unos minutos antes de colocarlos sobre una rejilla para que enfríen.
Las galletas se mantendrán en buen estado durante 5 días en una caja metálica hermética.

Comentarios:

De sabor están buenos, aunque apenas se nota el bacon y el plátano… a lo mejor eso podría convencer los que quieren intentar la receta pero que les frena por lo rarito de sus ingredientes.

De textura,  para mí, está muy bien, un pelín crujientes en los bordes (según el tiempo de cocción) y blanditas por dentro…el “chewy” típico del cookie americano… ¡yum yum!

El Quatre-quarts ¡viva la Bretaña!

Quería hacer un bizcocho para el desayuno de mis sobrinos y pensé que con este gran clásico y la receta de un gran pastelero, el resultado tendría que ser un gran bizcocho… ¡y lo fue! La receta viene directamente del Larousse de Postres de Pierre Hermé que me regaló mí cuñada el año pasado por navidad.

Bueno, si todavía no lo conocéis y no has reconocido el quatre-quarts, seguro que lo conoces por el nombre cuatro cuartos (o pound cake en inglés). La receta es sencillísima y con ingredientes de buena calidad el bizcocho queda deliciosamente perfumado sin que lleve nada de ralladura de cítrico o aroma de algo… cuidado que tiene un poder adictivo 😉 un bizcocho para desayunar, merendar, o tomar cuando sea, con un té, un cafetito, o con los niños con un vaso de leche fresca… ¡y untado con un pelín de nutella!

Ingredientes (para 6-8 pax):

  • 3 huevos
  • Toma el mismo peso que los huevos para el azúcar, la mantequilla y la harina
  • 2 pizcas de sal
  • 5 cl de ron (opcional)

Preparación:
Precalienta el horno a 200 °C.
Pesa los huevos, luego añade el mismo peso de azúcar, mantequilla y harina.
Tamiza la harina y funde la mantequilla en el microondas.
Rompe los huevos, separa las claras de las yemas. Monta las claras de huevo a punto de nieve con 1 pizca de sal.
En un cuenco grande, mezcla las yemas, el azúcar y la sal hasta que blanquee.
Añade, mezclando bien después de cada nuevo ingrediente, la mantequilla derretida, la harina y por último el ron (o brandy).
Añade las claras con mucho cuidado girando siempre en la misma dirección.

Echa mantequilla en un molde rectangular y vierte la masa. Hornea a 200ºC durante 10 minutos, baja la temperatura del horno a 180º y cuece durante unos 25-30 minutos.
Espera a que el bizcocho esté tibio para sacarlo del molde.

Comentario:
En Bretaña se usa bastante mantequilla con sal, así que por supuesto se puede usar 50% de mantequilla con sal y 50% de mantequilla sin. Así el bizcocho se acercará al sabor único que tiene,n por ejemplo, las galletas de allí que llevan “beurre demi-sel” (mantequilla semi-salada).

«Crème brûlée» con hojas de lima Kaffir

M i padre me trajo de vuelta de Laos unas hojas frescas de lima Kaffir que tienen una fragancia inimitable… ya os veo pensando “Pfff… ¡otra receta con ingredientes ultra difíciles de encontrar!” 😉 No os preocupéis,  podéis conseguir estas hojas (congeladas pero no pasa nada) sin tener un padre Laosiano en las tiendas asiáticas de Madrid, Barcelona, y más seguro…

Estas hojas, al igual que la fruta, son muy potentes y sirven para aromatizar cualquiera cosa: carne, pescado, cocktails… vamos, es un cítrico muy versátil. Hoy echando de menos tomarme una crème brûlée en un bistró de París hice una aprovechando de paso las hojitas de lima kéfir. Cremosa, cítrica, crujiente…miam miam…

Para 4 pax – Preparación 15 min – Cocción 20-25 min

Ingredientes:

  • 120 ml de nata para montar
  • 3 yemas de huevo (60 gr)
  • 45 ml de leche
  • 45 gr de azúcar
  • 15 gr de azúcar moreno
  • 6 hojas de lima kaffir

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180ºC.
  • Rasga las hojas de lima kaffir y ponlas en una olla pequeña con la leche y la nata. A fuego medio, calienta hasta que esté casi hirviendo. Retira las hojas y deja enfriar.
  • Bate las yemas y el azúcar. Añade poco a poco la leche y mezcla de nuevo.
  • Vierte en 4 cuencos (quita las burbujas con un soplete o una hoja de papel cocina) y cuece al baño-maría 20-25 min según el horno.
    Cuando está hecho, deja enfriar y guarda en la nevera.
  • Antes de servir, espolvorea con azúcar moreno y carameliza con un soplete o bajo el grill del horno.

 Atención, peligro:

El potente aroma de la lima kaffir puede crear adicción y después de tocarlas no podrás evitar olerte los dedos todo el tiempo 😉

Un gran clásico, “la tarte au chocolat”

¿Te toca o te apetece hacer un postre para una cena? ¿No tienes el nivel de Pierre Hermé o de Paco Torreblanca? Pues no te preocupes que tengo la solución! Después de empacharos de tantos roscones de navidad, polvorones, mazapán y turrón, os propongo un postrecito de chocolate.

Este gran clásico de la repostería francesa se puede encontrar en todas las pastelerías de Francia, su elaboración es por supuesto fácil, tiene un aspecto muy bonito y es tan bueno que la gente que está haciendo una dieta… ¡no puede resistirlo y repite!

Os lo explico (otra vez pondré más fotos)  paso a paso, y con un pelín de organización os saldrá perfecta:

 

1º Prepara la masa dulce (pâte sucrée), un día antes

Ingredientes:

–          250 g de harina

–          125 g de mantequilla

–          100 g de azúcar glas

–          1 huevo entero (55 g)

–          1 pizca de sal

Preparación:

  • En un cuenco mezcla el azúcar y la mantequilla rápidamente.
  • En otro cuenco mezcla con un tenedor el huevo y la sal.
  • Junta los dos contenidos y añade poco a poco la harina.
  • Mezcla y asegurase que la masa no tiene bolitas de mantequilla.
  • Forma una bola, aplástala (será más rápido luego para estirar), envuelve con papel film y deja en la nevera.

 

2º Estira la masa con un rodillo, Forrar en un molde (desmoldable) y cuécela

  • Unta el borde interior del molde con mantequilla y déjalo en la nevera.
  • Os dejo aquí un link de un vídeo que me parece bastante bueno.
  • Para cocer la masa, suelo poner el horno a 200ºC, con los garbanzos u otro tipo de peso cuezo durante unos 15 minutos, quito el papel y los garbanzos y dejo cocer unos 5 minutos más sobre una rejilla.
  • Deja enfriar antes de rellenar

 

3º Prepara la ganache de chocolate con un buen chocolate

Ingredientes:

–         200 g de chocolate negro (usé  Lindt 70%)

–          222 g de nata para montar

–          74 g de mantequilla

Preparación:

  • Corta el chocolate en trocitos muy pequeñitos  y ponlo en un cuenco.
  • Pon a hervir la nata.
  • Echa la nata sobre el chocolate y mezcla del centro hacia los bordes.
  • Corta en trocitos la mantequilla y añádela al chocolate.
  • Rellena completamente la tarta con el ganache y déjala enfriar en un sitio fresco sin humedad, QUE NO SEA la nevera

 

4º Decora con algunas frambuesas, tejas y si tienes, con papel de oro, voilà!

Comentario:

El molde que suelo usar para éste tipo de tartas es uno circular en inox (“cercle”) de 24cm de diámetro y un pelín menos de 2 cm de altura. Pongo la tarta sobre una bandeja, también de inox, con mantequilla dentro del circulo y un poco de harina en la bandeja no queda pegado.

Cocina facíl y tartas de Navidad

¿No sabes que hacer esta tarde del jueves 29? Pásatela aprendiendo los trucos para cocinar con un toque asiático en poco tiempo. Prepara para ti y tus amigos o familia algo ligero, sencillito y original con ingredientes de temporada. ¡Ya tenemos el menú del próximo curso! Pincha aqui o en el logo de The Hobby Maker.

  • Gyozas de col y cerdo
  • Ensalada de Granny Smith y pulpo
  • Codorniz y 5 especias con calabacín marinado
  • Panna Cotta de vainilla y maracuyá

Además hemos añadido otro cursito el lunes 3 de diciembre: Tartas de navidad

 

 

Durante este momento dulce veremos como hacer enteramente un tradicional tronco de navidad, delicioso y fácil, desde la plancha genovesa hasta el relleno de chocolate y turrón. También, prepararemos juntos, paso a paso, una tarta que inventé hace un par de años: Tarta Sutil (bizcocho de almendras, frambuesas, chocolate negro y mousse de flor de azahar).

Postres para impresionar.

 

Tarta de queso al estilo Japonés, delicada como una nube

Su textura es tan esponjosa, cremosa, ligera que acabas comiéndola entera el mismo día… ¡y compartirla incluso con su fantástico novio, querido hijo o mejor amigo duele! Esta receta vale la pena probarla…

Esta tarta no es muy dulce así que viene bien a los que no les gustan los postres con mucho azúcar. Servidla cuando esté fría…si es que puedes esperar que se enfrié…

Cubre el interior de un molde rectangular con papel de horno. El tamaño de mi molde es de 27 x 11 x 7

Ingredientes

–          200 g de queso Philadelphia (a temperatura ambiente)

–          200 g leche

–          50 g de mantequilla (a temperatura ambiente)

–          5 yemas (de huevos de tamaño M)

–          45 g de harina

–          15 g de maicena

–          Ralladura de 1 limón

–          5 clara de huevo (de huevos de tamaño M)

–          100 g de azúcar

Preparación

  1. Calienta el horno a 150ºC.
  2. En un cuenco grande, echa la leche y ponlo a calentar al baño María. Es importante que el cuenco no toque el agua debajo. Añader el queso y mezcla de vez en cuando para disolver completamente el queso. Añade la mantequilla y mezcla un poco para que funda. Quita del fuego, deja enfriar y añade las yemas. Ten cuidado de añadir las yemas cuando la mezcla no esta demasiado caliente, todavía no queremos cocerlas…
  3. Tamiza la harina y la Maicena y añade poco a poco a la mezcla de queso. Añade la ralladura de limón.
  4. Monta las claras y el azúcar (primero las claras y luego, cuando esté semi montada, añade el azúcar).
  5. En tres veces, añade con mucho cuidado las claras a la mezcla de queso (de abajo hacia arriba).
  6. Echa en el molde. Pon el molde en otra bandeja de horno más grande y pon en el horno. Añade agua caliente hasta que llegue a la mitad de la bandeja y cuece unos 60 minutos. Usa el clásico test del cuchillo – al pinchar sale limpio cuando está cocido.
  7. Apaga el horno cuando esté cocida y deja la puerta entreabierta unos 10 minutos. Luego saca la tarta, retira el molde y déjala enfriar sobre una rejilla. Después de unas 3 horitas en la nevera se puede saborear.

Comentarios

  • La textura tan esponjosa depende mucho de la manera de añadir las claras.
  • Para evitar que la tarta se rompe demasiado por encima, usa una temperatura baja y el baño María. Si la tarta se levanta demasiado reduce la temperatura del horno.
  • Para evitar que baje, deja la puerta entreabierta unos 10 minutos.