Magret de pato Mulard ahumado en casa

Junto con el costillar de termera americana este es uno de los ahumados que he hecho que más me gustan, el magret absorbe una gran cantidad de sabor, pero en ningún momento pierde protagonismo. Es una auténtica delicia – y si no que lo digan los que lo han probado ;).

Preparación:

Realiza unos cortes en forma de rombos pequeños que atraviesen casi toda la superficie de la grasa para que durante la cocción (tanto el ahumado como el planchazo final) se funda más cantidad de grasa. Además así quedará mucho más bonito:

La foto está tomada después del ahumado, pero te puedes hacer una idea de cómo queda.

Además también puedes verlo en la pirmera foto del post, que muestra la pieza bien doradita después del planchazo.

Sumerge los magrets en una salmuera de curación con un 20% de sal (25 gr. de sal por cada 100 gr de agua) durante 2 horas.

Seca en la nevera durante unas 12 horas – mejor aún si es una nevera no frost, secará más rápido.

Ahuma en caliente a 80ºC hasta que llegue a 60ºC a corazón de producto – unas 2 horas.

 

Antes de servir dora en la sartén por el lado de la piel hasta que funda parte de la grasa y la superficie quede bien dorada.

Lonchea fínamente como en la foto inicial del post, sirve y disfruta.

8 Comments

  1. Erny Salazar says:

    17 enero, 2013 at 10:25

    Guauu Iñigo que envidia, con unas patatas fritas con grasa de pato espectáculo total !. Eso sí una vez al año, jaja

  2. ziza says:

    17 enero, 2013 at 10:36

    Certifico que es una auténtica delicia. Por suerte, tengo un buen amigo que tiene un horno Bradley y que comparte a menudo sus ahumados. En cuanto a ahumados en caliente, de momento hemos probado short ribs, magret de pato y pechuga de pollo… a cuál mejor. No veo el momento de probar pescados ahumados en caliente (caballa, salmón, bacalao…) o cerdo.

    ¡Que viva el humo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *