12 Comments

  1. Bruce says:

    24 noviembre, 2011 at 18:45

    vivo en los eeuu pero tengo piso en Madrid. la proxima vez que estamos a ver si podemos apuntarnos.
    que envidia, que tengas un exito enorme

  2. David says:

    25 noviembre, 2011 at 00:31

    Hola Iñigo, disfruto mucho cocinando y con la buena compañia. Leo tu blog con frecuencia y me gustaría ir a la cena con una muy buena amiga. Un abrazo. David.

  3. Gloria says:

    1 diciembre, 2011 at 16:15

    Ufffff, acabo de descubrir tu blog y me está gustando mucho… yo soy cocinillas, aficionadilla, sin pretensiones, viajo bastante a Madrid…me apunto esto de las cenas clandestinas, q curiosamente es como denomino a mis cenas caseras cuando no me quiero liar mucho invitando a muchos amiguetes…:) en petit comité!!

  4. says:

    4 diciembre, 2011 at 12:03

    Ayer estuve en la cena…. como diría el anfitrión… BRUTAL…. lo digo para los que estais valorando si apuntaros a la próxima… 🙂

    Íñigo…. no tengo palabras de admiración y agradecimiento por todo lo que viví anoche.

    Un fuerte abrazo

  5. says:

    4 diciembre, 2011 at 12:20

    Tuve la suerte de ser uno de los 6 agraciados a asistir a esta cena secreta clandestina y salí encantado.
    Encantado con la comida, pues desde el primero hasta el último plato me encantaron: por la explosión de sabor, por la técnica utilizada, por la calidad de las materias primas, por el esmero que pone Iñigo al cocinar y al montar los platos.
    Encantado por la compañía pues éramos un grupo muy heterogéneo y hubo una conversación animada sobre técnicas de cocina, ingredientes, gadgets y libros gastronómicos, ideas y bastantes toques de humor.
    Y encantado sobre todo con Iñigo y su pasión por la cocina y por la experimentación de sabores y texturas.

    Gracias de verdad pro habernos permitido gozar de esta experiencia.

  6. says:

    4 diciembre, 2011 at 12:24

    Tuve la suerte de ser uno de los 6 agraciados a asistir a esta cena secreta clandestina y salí encantado.
    Encantado con la comida, pues desde el primero hasta el último plato me encantaron: por la explosión de sabor, por la técnica utilizada, por la calidad de las materias primas, por el esmero que pone Iñigo al cocinar y al montar los platos.
    Encantado por la compañía pues éramos un grupo muy heterogéneo y hubo una conversación animada sobre técnicas de cocina, ingredientes, gadgets y libros gastronómicos, ideas y bastantes toques de humor.
    Y encantado sobre todo con Iñigo Aguirre y su pasión por la cocina y por la experimentación de sabores y texturas.

    Gracias de verdad por habernos permitido gozar de esta experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *