Raspas de boquerón fritas

Esto es una auténtica delicia para pobres y ricos que tienes que acompañar sin falta con algo de líquido alcohólico.

Y por lo menos a mi me da un gusto tremendo hacer un aperitivo tan delicioso con algo que normalmente tirarías a la basura.

Puedes utilizar las raspas de pescado que quieras, pero mientras más pequeño sea, más fino quedará. Después de un proceso para reducir su intensidad, conseguí darle un sabor muy suave y una textura crujiente absolutamente deliciosa.

Preparación:

Para reducir el fuerte sabor a pescado que tienen si las fríes tal cual, cúbrelas con agua fría y guarda en la nevera durante 12 horas cambiándola unas 4 veces durante todo este tiempo.

Luego, con la ayuda de una cuchara, retira la carne que haya quedado en la espina. Así deben quedar:

Seca muy bien con papel absorbente

Y termina de secar en el horno a 70º C con ventilador durante una hora.

Fríe en aceite a unos 170º C.

Termina espolvoreando sal glasse (nombre inventado que utilizo para la sal finísima que se usa para las palomitas) por encima y sirve tal cual.

Mira cómo quedan de bien una vez fritas, sin un miligramo de carne:

PECCATA MINUTA!!!

10 Comments

  1. says:

    12 marzo, 2014 at 10:10

    No tiene mucho que ver con esto, pero el otro día había hecho unas doradas a la plancha para mis hijos y les estaba sacando la carne para ponerla en su plato limpiando de espinas.
    Cogí las pieles y las puse a la plancha hasta que estaban muy doradas y luego me pareció que estaban deliciosas y crujientes.

    Un saludo, gran blog.

  2. Carlos says:

    12 marzo, 2014 at 13:10

    Gracias por la receta.
    Ya he tenido la suerte de probarlas en varios sitios, la última vez en el Diverxo…
    Deliciosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *