8 Comments

  1. Rosa Tovar Larrucea says:

    4 marzo, 2014 at 09:06

    Es una idea muy original. Me gusta. Supongo que es importante que el pollo sea de corral o de cría orgánica de los de verdad. Es como un jamón, jamón y …. los que no son jamones.

    • Luis_San_Co says:

      7 marzo, 2014 at 00:13

      Ya estamos con que si la abuela fuma… La moda es no medir y hacer todo a ojo. Tira todos tus cacharros y echa puñados, pizcas y cucharadas. Calcula la temperatura metiendo el codo en el GN o pinchando la pieza con una aguja y arrimándotela al labio. Estima la cocción de las piezas tocándolas. Dile adiós a la sonda y a la báscula. Viva el ensayo y error!! ;)

    • Íñigo says:

      7 marzo, 2014 at 18:40

      Enrique, actualizo el post: se curó en bolsa de zip forzando la mayoría del aire fuera. Pero puede hacerse también al vacío. Lo curé en la nevera pero voy a hacer pruebas dentro y fuera de la nevera para ver cómo queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *