Tartar-ensalada de vieiras, nuestra pócima contra el sol

Este es un grandísimo aperitivo para días como hoy, cuando nuestro astro sol empieza a hacerse más y más presente y no nos queda más remedio que intentar exorcizarlo. Proponemos nuestra pócima personal: fresca, fresquísima, ligera y sabrosa, infalible contra ese ojo pineal. Hasta la foto es refrescante.

Para prepararlo, no necesitas mucho, unas 6 vieiras grandes, la parte carnosa de medio pepino pequeño y medio pomelo, todo cortado en dados de medio centímetro y aderezado con cilantro bien picadito, el jugo del cítrico antes mencionado, un poco de vinagre de vino blanco, algo de picante y sal. Y para contrastar con la suavidad y el dulzor de las vieiras crudas, como guiño inevitable a nuestro deslumbrante, un poco de salsa XO, hecha con vieiras secadas al innombrable (de venta en supermercados asiáticos, las vieiras, no el otro).

Para que la pócima surta efecto, tiene que ser fresquísima, notarse el dulzor de la vieira cruda, la intensidad de la seca, resultar algo picante y ligeramente ácida.

Nota: no dejes que los ácidos interactúen más de un minuto o dos con el resto de los ingredientes o perderá sus poderes mágicos.

Ah, y bébete su leche de tigre (su juguito, vamos). Dejarla es un pecado – mortalísimo.

3 Comments

  1. celia says:

    31 julio, 2013 at 14:21

    que es XO? esto es ceviche ecuatoriano ? (yo lo hago tambien con gambas no muy grandes crudas … y muy frescas, claro.

  2. Gusarapez says:

    4 agosto, 2013 at 21:14

    Enhorabuena por el blog. Sois una continua fuenta de inspiración para los aficionados a la cocina.

    He buscado las vieiras secas por todas las tiendas de productos asiáticos de Madrid, Barcelona y Munich y no he conseguido dar con ellas o al menos no las sabido identificar. De hecho, estaba pensando hacermelas yo mismo enterrando unas cuentas vieiras frescas en arroz.

    ¿Podríais dar alguna indicación de la tienda concreta de Madrid en la que se pueden encontrar?

    Muchas gracias

    • Íñigo says:

      5 agosto, 2013 at 20:55

      Gusarapez, me temo que nosotros las compramos en Japón y China; me temo que no sé dónde se pueden encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *