11 Comments

  1. says:

    3 enero, 2011 at 19:15

    He oido hablar de este restaurante en otras ocasiones, y está entre mi lista para 2011 por las opiniones positivas de quien van a comer ahí. Aunque con la diabetes temporal de mi mujer tendrá que esperar a Abril o Mayo para poder disfrutarlo 🙂

  2. Tigre says:

    12 febrero, 2012 at 02:28

    Hola! Acabo de probar este restaurante después de haber leído varias opiniones muy positivas y bueno… la verdad que me ha dejado un poco perpleja. No hay duda de que los ingredientes sean genuinos y tampoco hay duda de que los sabores nos sean «españolizados», pues al lado de nuestra mesa se sentó un matrimonio coreano que disfrutaba muchísimo de la comida, lo que es seguramente garantía. Pero el servicio me ha dejado bastante asombrada. Te cuento.

    Por primera cosa reservé la mesa para dos para las 9 y media, y debido a que nos perdimos un poco porque no es nuestra zona, llegamos con 10 minutos de retraso. No me gusta llegar tarde pero realmente era un retraso mínimo. Entramos, nos enseñan la mesa y… estaba llena de comida. O sea que al llegar nos sentamos en una mesa que no solo tenía los cubiertos, sino también los entrantes ya servidos! Me extrañó tanto que pregunté al camarero si estaban esperando a otra persona, que a lo mejor no era yo, pero no, era nuestra mesa. Mientras que todavía no me he quitado el abrigo, me pregunta de toda prisa qué quiero beber, y la botella de agua llega enseguida, o sea que me vierte el agua en el vaso y empieza a explicarme los platos mientras que todavía mi compañera se está arreglando abrigo, bolso y tal. Una incomodidad increíble.
    Bueno, empezamos a comer con un tanto de inquietud y mientras que todavía gustamos los entrantes llegan dos platos más, entre los cuales los tallarines que tuvieron tiempo de enfriarse antes de que pudieramos empezar a comerlos. El camarero me mira. Me sigue mirando. De repente me pregunta si ya había cenado allí y contesto que no. Se va, vuelve, y me lo pregunta de nuevo. Empiezo a irritarme un poco, le pregunto porque y me dice que me parezco a una cliente habitual.
    Bueno, seguimos y la comida nos gusta, es muy interesante, sabores originales y hasta raros, y todo bastante bueno o muy bueno. Le pido al camarero dos tenedores porque los tallarines iban más allá de nuestra habilidad con los bastoncillos y me los trae, pero enseguida saca unas tijeras y corta los tallarines en cuatro partes delante de nosotras, y se va. En ese momento, llega la otra camarera, quita los tallarines de enmedio (pero nos los devolvió, gracias a Dios) y posiciona una plancha con la olla del bulgogi y se va. Bueno, ya nos da risa, entonces seguimos comiendo y viene el otro camarero a encender la plancha. Mientras que después comemos el bulgogi, se acerca el camarero y nos baja la llama. Después vuelve la chica y al ver que no hierve mucho, la sube. Y después de un par de minutos, vuelve el chico y nos dice que ya está bien cocinada la carne, y la apaga. Entre estos movimientos, se queda parado en la esquina mirando, y la verdad que hemos comentado varias veces a lo largo de la cena lo incomodo que es sentirse observado mientras que uno come…
    Bueno, terminamos de comer, nos traen fruta, y mientras que todavía estamos con la boca llena de manzana, llega la chica con la cuenta.

    Es que ha sido una rareza total. El restaurante estaba casi vacío, porque tanta prisa? Pero te parece normal? Si un cliente lleva 10 minutos de retraso, no le sirves la comida a una mesa vacía. Ya tampoco me parece normal seguir preguntando a un cliente desconocido si ya ha venido a comer y mirarla fijamente a menudo a lo largo de la cena. Y eso de seguir acercandose a la mesa para manejar la plancha, sin la minima delicadeza hacia los que están comiendo…

    Enfin, habrá sido una noche de mala suerte, pero el servicio fatal e inquietante. La comida buena e interesante, es verdad, pero no hay solo eso en un restaurante.
    Hay que decir que yo puedo ir sitios realmente cutres si la comida vale la pena, y con un poco de esfuerzo este sería el caso, pero hay algo que creo no podré obviar: el hecho de que es obligatorio el menu. Hablé un poco con la chica, explicándole que la comida era muy buena, pero demasiado para nosotros y que al volver nos habría gustado dejar entrantes y tallarines para probar más platos principales y ella nos dijo que imposible. Yo le dije que no era cuestión de dinero, que no es para pagar menos, es que hemos llegado al bulgogi que no comimos ni la mitad, depende también de como está acostumbrada a comer una persona. Y ella me contestó que esta es la manera en que comen los coreanos y que tiene que ser así, y si no queremos, dejamos la comida en los platos. Esa es la razón por la cual no voy a volver: es imposible para mi que me sirvan entrantes y que yo los mire sin comerlos. Tampoco los tallarines se pueden rechazar. O esta chica estaba muy mal informada o es lo más tonto que haya escuchado, porque si tienes un cliente que con gusto pagaría 20 euros para comerse una buena olla de bulgogi y nada más o eso y probar el bibimbap, contestarle que los entrantes son obligatorios es una estupidez.

    Tengo la sensación de que ha habido algo raro esta noche y que podía ser mucho mejor. Pero bueno, a vece pasa no?
    Me parecía importante contarlo porque no he visto comentarios sobre el servicio y a lo mejor es por eso que el sábado por la noche el restaurante estaba practicamente vacío…
    Saludos!

    • Íñigo says:

      12 febrero, 2012 at 11:54

      Tigre, yo siempre he tenido buena experiencia en el restaurante y me han atendido muy bien. Pero justo ayer otra persona me habló de la mala experiencia que tuvo al ir a comer ahí… algo estará pasando

  3. Rafa says:

    15 abril, 2012 at 18:35

    Hola, hemos estado hoy comiendo en el Tulipan después de leer tu post y nos gusto. Los entrantes son prácticamente los mismos, en cuanto a los platos principales, la carne cocida nos la pusieron con verduras y fideos y no hubo bibimbap.

    El servicio fue muy bueno y no nos apuraron en ningún momento, fuimos sin reserva ni nada, hoy domingo a las 14:15 más o menos y había gente, sin estar lleno.

    Preguntamos por las opciones y efectivamente sigue siendo solo menú completo a 20 euros + bebida, la relación calidad-precio me parece increíble, ¿en que sitio de Madrid puedes zamparte una comida así por 25 euros? Ahora, para cenar es un exceso claro, a pesar de que efectivamente es ligera la comida para bajar todo eso hay que tomarse varios gin-tonics 😉

    Creo que con el tiempo nos acabaremos cansando pero si que volveremos sin duda.

    Muchas gracias por tu post, Iñigo, nos ha valido un descubrimiento más que interesante

  4. Alba says:

    8 mayo, 2013 at 16:31

    Este sábado voy a madrid y mi pregunta es, el precio para dos personas es barato ? Cuesta tambien 20 euros mas o menos ??
    Quiero ir a comer a un restaurante coreano y me recomendaron este, pero mi problema son los precios… me gustaria algo barato ^^
    Gracias por el post, muy bueno 🙂

  5. Alessandro says:

    17 noviembre, 2013 at 01:41

    Actualizacion:
    El menu de degustación sigue en 20€/persona. La atención mejor de lo que esperábamos. Hasta la cocinera salió a saludar. Solo 3 mesas el sábado en la noche. Buena comida. Volveremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *