Carne seca y crujiente a la tailandesa

Con este aperitivo vamos a conseguir todo lo contrario a lo que solemos hacer en el blog: carne seca, dura, pero con un sabor intensísimo. Delicioso aperitivo, os lo aseguro y apto para cualquier paladar.

Nada más fácil, y ahora que estamos en verano podemos hacerlo de la manera tradicional, secándola al sol.

Para hacerlo necesitarás:

  • 500 gr. de carne magra cortada en láminas (puedes hacerlo a favor de la veta como aquí para obtener una textura más dura, como la del jerky americano o en contra de la veta para un resultado más tierno)
  • Una cucharadita de sal
  • Una cucharada de azúcar
  • 2 de salsa de ostras tailandesa
  • 2 de salsa de pescado (o 3 de salsa de soja)
  • 1/2 cabeza de ajo bien picada
  • Jengibre (opcional)

Preparación:

Pica muy bien el ajo (o tritura), mezcla con el resto de ingredientes y deja macerar la carne durante una noche en una bolsa de zip (o mejor, al vacío) en la nevera.

Al día siguiente seca la carne al sol hasta que pierda más o menos la mitad de su volumen – puede que unas 5 horas, pero depende mucho de la temperatura.

Puedes congelar en paquetitos de ración y usar más adelante.

Luego hay dos opciones:

  • La tradicional, freír la carne en aceite hasta que quede bien dorada.
  • La segunda, mi opción favorita (más ligera y con un resultado más crujiente): dorar con en el horno, con el grill a tope hasta que quede bien crujiente, da la vuelta y dorar de nuevo.
Un sabor a carne delicioso e intenso, crujiente por fuera y todavía con cierta jugosidad por dentro.

15 Comments

  1. says:

    22 agosto, 2012 at 09:42

    Si la dejo al sol, se la llevan las gaviotas.

    Con los treinta y pico de estos días en Madrid, ¿seguro que hace falta el horno para dejarla crujiente?

  2. Íñigo says:

    22 agosto, 2012 at 09:49

    Hombre… con una red finita que evite que entren moscas y gaviotas! aquí no hace falta horno para nada, cocino a (baja) temperatura ambiente!! jeje!!

  3. Carlos Montiel says:

    22 agosto, 2012 at 11:25

    Este método de maceración y secado al sol,varía mucho según el tipo de carne o incluso pescado?

    Me imagino que habrá diferencia si utilizamos una carne de animal adulto o lechón, o no?

    Muy bien por tus recetas, enhorabuena

  4. Íñigo says:

    22 agosto, 2012 at 11:37

    Carlos, sí, también se puede hacer con pescado. En cuanto a la diferencia por tipo de carne, me imagino que depende más de su jugosidad / corte que de su edad.

  5. says:

    22 agosto, 2012 at 14:54

    Está bien lo del sol, yo he probado la alternativa que proponen los amigos del Modernist Cuisine de deshidratar con el microondas y no me ha convencido demasiado (y he leido comentarios parecidos de otra gente). En invierno lo suyo sería usar una deshidratadora de verdad, quien la tenga….

  6. Íñigo says:

    22 agosto, 2012 at 19:30

    Ya… lo de la deshidratadora me tentó muchísimo, pero si tienes un buen horno minimamente preciso a baja temperatura estás listo, no crees?

    • says:

      23 agosto, 2012 at 09:30

      Hombre, yo creo que un horno te da un apaño puntual, pero a costa de un consumo eléctrico varios órdenes de magnitud mayor, y un control de temperatura y de flujo de aire bastante limitados. Las deshidratadoras no son tan caras y te olvidas de tener que dejar la puerta del horno medio abierta durante un montón de horas con un niño en casa y cosas así. Yo porque ya prácticamente no me cabe nada más en casa, que si no ya habría caido….

  7. says:

    23 agosto, 2012 at 08:45

    Mira qué casualidad que vi una deshidratadora en oferta la semana pasada y me hice con ella. Por ahora no la había probado, estaba esperando comprar un bacalao para secar la piel y luego hacer cortezas. A ver si saco tiempo y hago tu carne y os cuento cómo me ha ido.
    Un saludo.

  8. Anto says:

    30 agosto, 2012 at 15:15

    Hola de nuevo, Íñigo.
    Después de un paréntesis vuelvo a colocaros en el top de mis blogs de cocina. Poco a poco me pongo al día, lo bueno es que tengo recetas vuestras para una temporada… Esta ha sido la última, con magro de lomo de cerdo y un resultado de-li-ci-o-so. Grill pulverizado con poquísimo aceite neutro y a comer, crujiente y jugoso. No obstante, me gustaría que me recomendaras otros cortes para esta preparación, de vacuno a poder ser: he pensado en jarrete e incluso en vacío, que creo que se presta bien, ¿qué me dices? Gracias mil.

    • anto says:

      10 septiembre, 2012 at 15:52

      Me contesto a mí mismo, la receta lo dice todo: carne magra. La he aplicado a un magnífico solomillo de ternera y ha sido impactante. Un sabor nuevo (por estos lares), inesperado. La he servido como coronación de una ensalada de rúcula, pera, cherrys y parmesano. Mucho umami, toques ácidos y dulces y salados (por la marinada de la carne). Wow!

  9. ziza says:

    31 agosto, 2012 at 21:18

    ¡Qué casualidad! Ayer, una amiga con familia de origen laosiano me regaló un paquete con una buena ración de esta carne y hoy he dado buena cuenta de ella. Me contó que parece que es más típica de Laos que de Tailandia.
    Es una verdadera delicia, cuanto más crujiente mejor. Muchas gracias a mi amiga.

  10. Íñigo says:

    31 agosto, 2012 at 22:39

    Increíble, no estarás en Madrid?? Émilie – la otra editora del blog – es de padre laosiano. Y sí se toma mucho en Laos, pero también es típico del norte de Tailandia.
    Una delicia, sí señor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *