Tartar de corvina estilo sudestes asiático

Nada más fácil con las piezas que sobraron de la corvina (el final de la cola y lo poco que quedó adherido a la espina):

  • Un chorrito de salsa de pescado
  • Un poco de jugo de lima
  • Cebolleta fresca
  • Galanga rallada
  • Cilantro
  • Chiles
  • El pescado picado a cuchillo

Y macerado menos de un minutos antes de servirlo para que la carne no se cueza con la acidez.

2 Comments

  1. Anto says:

    23 marzo, 2012 at 17:54

    Hola, Íñigo. Siento curiosidad por saber si utilizaste una corvina entera o la compraste al corte. Ya sabes que este bicho alcanza tamaños descomunales y que se despacha en ambos «formatos». Además me encantaría que me argumentaras tu eleccion: aunque soy asiduo consumidor de pescado, esta especie es aún un enigma para mí. Me la ofrecieron como sustituto asequible (precio y disponibilidad) del mero… Por cierto, gracias a tu blog me he aficionado al cabracho. La ultima vez lo envolví en film y tras condimentarlo con menta, cebollino chino y cilantro lo puse en la vaporera de bambú, con buen resultado aunque me quedo con tu técnica zip-media temperatura, queda más jugoso. Bueno, es todo. Gracias siempre.

    • Íñigo says:

      24 marzo, 2012 at 16:46

      Anto, compré una corbina entera de unos 2’5 kg. Me encanta porque es un pescado muy sabroso y algo graso. La textura de la carne es dura, algo menos que un cabracho.
      Qué bien! bienvenido al club de los amantes del cabracho!!! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *