7 Comments

  1. says:

    29 agosto, 2011 at 17:53

    Ah… ¿porque se limpian? :-) Pensaba que eso ya te lo hacía el carnicero cuando te la vendía…

    Justamente cociné riñones de cordero hace poco, aunque los hize con una receta irlandesa (o al menos eso decía el libro): están hechos a la plancha, pero con una salsa de mantequilla con perejil, encima de una tostada. Un desayuno estupendo. Tendré que probar esta versión más española.

  2. says:

    29 agosto, 2011 at 18:19

    Hola Guindilla,
    el carnicero los deja limpios de aquellos tejidos y grasa que rodean a los riñones, pero no están limpios por dentro. Dada la función que desempeñan los riñones, antes de cocinarlos es indispensable limpiarlos, de otro modo, en fin, te deja la casa con un hedor insoportable :-/

    Saludos,

    Jose

  3. says:

    30 agosto, 2011 at 12:24

    Ah, vale. Creo que basta con partir los riñones por la mitad y quitar con unas tijeras de cocina o un cuchillo las partes blancas del interior. Hay gente que los deja en remojo con sal y vinagre un tiempo. Vamos, que no recuerdo que tuviera una dificultad especial… Los riñones de cordero no suelen necesitar demasiada limpieza de todas formas.

    Un saludo.

  4. says:

    30 agosto, 2011 at 20:38

    Yo soy de esos que los dejan horas en remojo con sal gorda y vinagre… y aun así no es la primera vez que el hedor a orina inunda la casa y toca ventilar… y no cenar :-(

    Saludos,

    Jose

  5. says:

    4 septiembre, 2011 at 16:00

    Los riñones de cordero no suelen necesitar demasiada limpieza, se pueden dejar en agua con sal y vinagre, pero no hace falta. Jose lo que dices tú me suena más a los riñones de vaca, no?

  6. says:

    4 septiembre, 2011 at 16:24

    Pues ahora que lo dices… me ha ocurrido tanto con los de ternera como con los de cerdo… Creo que no he probado nunca con los de cordero :-?

    Saludos,

    Jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *