One Comment

  1. says:

    28 noviembre, 2010 at 12:47

    ay pillín, que he entrado pensando que había asado un tigre… a ver si con el calor se le desdibujaban las rayas, jejeje. Lo del anís me parece curioso, además del sabor también ayuda a hacer la digestión y a soltar los “airecitos”… aunque yo con eso no soltaría aire, me iría a correr una maratón para bajar el plato!
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *