Los mejores platos del viaje siamés (con una recetilla)

He dividido este post en tres secciones:

  • Los 4 primeros platos de restaurantes buenos
  • Los siguientes de restaurantes más austeros dirigidos a un público local
  • Y el tercer, platos de 2 restaurantes japoneses increíblemente buenos… ¡¡y con wasabi fresco!!!

1. Restaurantes «buenos»:

Curry rojo de pato:

Increíble, volví al mismo restaurante varias veces para repetir. Piña, berenjena guisante, pechuga de pato, tomates cherry y, a pesar del color del guiso, en un curry verde. El ingrediente sorpresa e innovador, uvas, que además dan un contraste dulce muy agradable al curry.

Sopa Tom Yum:

No es ni la foto ni el plato más estético, pero definitivamente de lo mejorcito, que no por nada tiene tanta fama (aunque para disfrutarlo te tienen que gustar las sopas y el picante a rabiar). Casi siempre tiene gambas y setas, pero se pueden encontrar infinidad de variantes. Podéis encontrar la receta en otro de mis posts.

 

Ensalada de carne:

Me llamó mucho la atención encontrar ensaladas tan parecidas a un cebiche en lugar tan alejado de Sudamérica (seguro que esto le gusta a Don Lucho). Ingredientes: guinillas, pomelo asiático, cebolla, menta, salsa de pescado y láminas de carne. El pomelo asiático, que es mucho menos amargo que el nuestro, quedaba genial.

Rollitos de cangrejo extra finos:

Con una masa muy crujiente y rellenos de carne de cangrejo y queso- y como «dip» una salsa agridulce.

 

2. En restaurantes para locales:

Gambas salteadas con mezcla de especias frescas y arroz.

Delicioso, sólo tenéis que ver la foto. Cuando lo tomé estaba tan emocionado con el plato que salí en la foto así de distorsionado. Incluyo la mezcla de especias que he repetido en casa (foto) con unos resultados bastante parecidos.

Os cuento la preparación:

Ingredientes para la mezcla de especias: (puedes preparar una cantidad grande y congelar paquetitos de ración para tener unas especias ya preparadas en cualquier momento.

  • 2 guindillas ojo de pájaro
  • 1 tallo de lemon grass (la parte blanca)
  • 1 trozo de raíz de jengibre
  • Un par de piezas de cúrcuma o 2 cucharaditas de cúrcuma
  • 2 echalotas
  • 1 diente de ajo troceado
  • Sal
  • Pimienta negra

Resto de ingredientes:

  • Judía larga
  • Arroz largo o indica (basmati o de jazmín)
  • Hojas de lima kefir
  • Y pepino como acompañamiento
  • Un chorrito de lLeche vaporizada

Preparación: Saltea las gambas y retira, añade un chorrito de aceite y  la mezcla de especias muy bien trituradas, deja que fría unos minutos hasta que se mezclen los sabores y la pasta sea más aromática, añade un chorrito fino (unas 2 cucharadas) de leche vaporizada y sirve sobre el arroz.

Barbacoa con su sopita:

Un plato increíble. Es un paso más allá de las famosas y deliciosas foundies chinas (muy frecuentes en China y en Vietnam): te sirven platos con verduras, todo tipo de carnes en tiras finas (esta tenía carne de pollo, de ternera y panceta de cerdo) y mariscos. Aparte, te traen un caldo en una olla al fuego (seguro que las habéis visto en alguna ocasión, son como moldes para bizcochos redondos con hueco en medio). Vas añadiendo cada uno de los productos a tu gusto al caldo, los cueces a tu gusto y al final te tomas el caldo.
En este caso el calorlo aportaban unas brasas, se ponía el caldo (en la tetera metálica) en la base de la «foundi» y la parte superior (ver 2ª foto) se usa como una barbacoa (además arriba del todo ponían una pieza de grasa animal para que se fuera fundiendo poco a poco y la carne no se pegara). Así tienes la opción de cocer los ingredientes o hacerlos en barbacoa. También tienes 2 salsas con distintas intensidades de picante (una de ellas tenía tamarindo) para que mojes. Después de tomarte la carne y el marisco, terminas con el caldo, que ha cogido el sabor de todo lo que has cocido…
Lo mejor de todo esto es que, entre tanda y tanda de barbacoa, «limpias» la barbacoa con el caldo que te dan (en la tetera), dejándolo caer desde arriba y desglasando la parrilla. El jugo concentrado cae finalmente sobre el caldo aumentando su sabor. Delicioso y divertido (además con esto conseguí quitarme un poco el mono que tenía de cocinar).

Sopa de noodles de Chian Mai:

 

De base, un caldo de carne buenísimo. Luego podías elegir el tipo de noodles (de arroz (los transparentes) o finos de trigo, tipo tallarines…) y añadían 3 tipos de carne, las bolitas hechas como os indiqué, carne guisada y láminas de carne cruda y añadida en el último momento (como en el Pho vietnamita). Aliñada con salsa de pescado, algo de verdura y picante.

 

Sopa de pato asado y noodles:

Buenísima, carne de pato increíble y con su piel todavía crujiente en un caldo suave, con cebollino y cilantro. Muy completa, aunque tuvimos que seguir comiendo para saciarnos.

 

3. De restaurantes japos:

Aperitivos para empezar (de izda a dcha empezando por arriba):

  • Pulpo crudo con tallos de wasabi
  • Algas con sésamo
  • Hojas de wasabi fermentadas
  • Encurtido de taro (creo recordar, no estoy seguro)
  • Y hay un plato que se me escapa que no recuerdo qué era

Panceta guisada en caldo con salsa de soja y taro:

La panceta era increíblemente tierna, se deshacía en la boca y sin sensación de pesadez (claro que sólo tomamos una pieza cada uno).

Tomate con gelatina de mar:

Un plato sencillísimo (a pesar del oro decorativo). Consistía en un tomate cocido y sin piel, cortado en gajitos y acompañado de un agua bastante salada y medio gelatinizada con hojas de gelatina y agar.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *