One Comment

  1. says:

    11 noviembre, 2009 at 12:09

    […] El cartílago de pollo (la pieza alargada que se encuentra entre las dos pechugas al deshuesar el pollo) tiene una textura muy curiosa, a mitad de camino entre un hueso y una gelatina y al dorarlo en la sartén se consigue un punto crujiente que lo hace aún más interesante. En realidad todo lo que tiene es textura, lo que le fata es sabor, por eso lo acompaño del mojo de pesto tailandés. […]

Responder a Cartílago de pollo con pesto tailandés « Umami Madrid's; ácido, dulce, salado y picante… (Y a veces amargo) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *